Estudiar Idiomas 2013

estudiar idiomas - idiomalogyImportancia de estudiar idiomas en la actualidad

Hoy en día es importante para toda persona que quiere forjarse un futuro profesional aprender al menos un idioma más aparte del nativo. Aparte de todos los beneficios profesionales también existen beneficios personales y de desarrollo mental. Pero ¿Cómo podemos estudiar un idioma de nua forma eficaz? ¿Hay que estudiar mucho? ¿Merece la pena el esfuerzo?
Las respuestas son que existen métodos para aprender un idioma que harán que no solo te resulte fácil aprender el idioma, sino que te resultará entretenido. El largo proceso de estudiar idiomas, ha desarrollado la evolución de los métodos de aprendizaje modernos que facilitan al alumnado el hecho de aprender a hablar el idioma. Y en cualquier caso, si, merece la pena aprender a hablar un nuevo idioma.

Métodos de aprendizaje

Como ya hemos dicho arriba, hoy en día existen métodos testados que demuestran que aprender a hablar un idioma está mucho más cerca de vivir en el propio país y aprender nativamente el idioma. Unos pocos métodos son los siguientes:

  • Método Maurer: Se trata de aprender un cierto número de palabras (las más usadas del idiomas) a ritmo de unas cuantas por semana, y a partir de ahí, comenzar a estructurar frases y conversaciones para ir entendiendo la estructura del idioma.
  • Método Vaughan: Consiste en repetir un numero de frases útiles y con ayuda de libros y profesores ir aprendiendo el idioma. Este método es muy bueno ya que se va forjando el acento de una persona al comienzo del aprendizaje.
  • Método Pimsleur: Es un métodos sencillo que consiste en escuchar y repetir hasta aprender poco a poco frases y palabras útiles para manejarse en el idioma.
  • Método Linguaria: Este método es parecido al Pimsleur solo que la complejidad de las frases que se dicen va aumentado a medida que avanzamos en el método y en el aprendizaje.

Hay que tener en cuenta que estos métodos no son los únicos que hay y no sirven para todos los idiomas. El cantones, el mandarín y el japonés, por ejemplo, son mucho más complejos de aprender que el inglés, el alemán o el francés, por lo tanto estos métodos listados arriba no serían lo suficientemente efectivos para el rápido aprendizaje de este.
Aun así, es sorprendente cuan fácil es aprender un idioma nuevo si se pone un poco de tiempo, actitud y esfuerzo.